El comienzo.
Los Puffe se instalaron en los secos arenales del Laja; ahí plantaron árboles, crearon industrias, emparejaron tierras, instalaron regadíos y crearon también el famoso Hotel del Salto del Laja. Hijo mayor de un rico industrial alemán, Máximo Puffe estudio agronomía en las universidades de Munich y Bonn; pero aunque su padre ofreció comprarle una finca, el joven prefirió venirse a tentar suerte a América. Sólo tenía 22 años en 1895, cuando conoció los "Llanos del Laja". Le llamaron la atención, porque en Alemania había visto zonas desérticas transformadas por el trabajo humano. Dos años después compró 1600 htas. que eran un enorme arenal: los vendedores de Concepción, celebraron una gran fiesta por los 43 mil pesos que recibieron por esas tierras miserables. Puffe comenzó a pensar en sacar agua del Laja, abriendo un canal a tajo abierto desde un punto superior al salto. La tarea fue titánica, o eran arenas que tragaban todo, o duros mantos de roca que había que dinamitar. Avalanchas y derrumbes obligaban a rehacer lo avanzado, para sortear el Estero Batuco tuvo que tender un acueducto de madera de 200 metros de largo... Pero lo logró. Comenzó a nivelar suelos, con palas-buey tiradas por recios bueyes o caballos percherones, y de Alemania trajo semillas de lupino azul, una planta que crece hasta un metro en arenales y que sirve para iniciar una capa vegetal, mejorando así los suelos.

 
El trabajo.
Como lo forestal era lo más apropiado, comenzó a plantar pino insigne, eucaliptus, aromos de Australia y otras especies. Las semillas de pino se las compró a Arturo Junge, quien había arborizado el Cerro Caracol de Concepción. Según Junge, le convenía el pino marítimo, pero Puffe apostó al pino radiata y a historia le dió la razón. Amante de los árboles, Puffe plantó alisos en las orillas de los canales, por su belleza ornamental. En el estero Batuco montó una represa que le permitió accionar una turbina de 250 caballos y así tuvo energía eléctrica para industrializar la hacienda: fábrica de cecinas, fábrica de quesos, molino de trigo, criadero de vacunos finos, Holstein, Frisian, para producción de leche y queso. Son innumerables los premios de bandejas de plata recibidos en la feria de Santiago - Cerrillos. Plantaciones de frutales, frutillas, una pequeña viña para producir vino blanco Riesling. La Hacienda "La Aguada" fue una de las primeras Agro Industrias del país. Fallecido en 1935 su hijo Enrique Puffe Kind cumplió sus sueños; compró esa propiedad, construyó el puente de concreto armado, levantó magnifica Hostería, Hotel y Cabañas y dos piscinas, para que así tanto los chilenos como los turistas extranjeros pudieran gozar de la belleza del Salto del Laja. Que para Don Máximo era el paisaje más hermoso del mundo. Creador, innovador, consciente del medio ambiente y de la importancia del personal, hoy lo llamaríamos empresario "ecoeficiente"... Su nieto Martín Puffe Klapp continúa con esta empresa turística, habiendola aumentado a 150 camas y otras instalaciones, siguiendo la tradición ecológica y amante de la naturaleza de su abuelo Máximo Puffe Dittmar y Enrique Puffe Kind.
Español
 

Coordenadas Satelitales:     37º 13' 09''   S       72º 22' 59''   O
  
Ruta 5 Sur   Km.  485   Entrada por Bypass señalizada
Los Ángeles - Región del Bío Bío - Chile

Teléfonos fijos Recepción:   +56 43 232 1706      +56 43 231 3956
Celular Restaurant y Hotel:   +569 6612 9220
Celular  Recepción Hotel:   +569 6590 1487